El hombre y la serpiente

El hijo de un campesino, por accidente, se paró encima de la cola de una serpiente, la que se dió vuelta y lo mordió, y murió. El padre, enfurecido, agarró su hacha, y, persiguiendo a la serpiente, cortó parte de su cola.

Entonces, la serpiente, como venganza, empezó a morder el ganado del granjero y le causó grandes pérdidas. Entonces el granjero pensó que lo mejor sería arreglarse con la serpiente, y llevó comida y miel a la puerta de su guarida, y le dijo “perdonemos y olvidemos, quizá tuviste razón al castigar a mi hijo y vengarte con mi ganado, pero seguramente yo tenía razón en tratar de vengarlo, ahora que los dos estamos satisfechos por qué no podemos volver a ser amigos?”

“No, no”, dijo la serpiente, “llevate tus regalos, vos no vas a olvidar nunca la muerte de tu hijo ni yo voy a olvidar la pérdida de mi cola”.

Las heridas pueden ser perdonadas, pero no olvidadas.
“El hombre y la serpiente”, Fábula de Esopo

3 thoughts on “El hombre y la serpiente”

  1. Serpiente rencorosa, ademas de vengativa, no te parece? el ojo por ojo en esta historia se queda un poco corto… Si hablamos de venganza, el campesino se quedó sin hijo, por lo tanto la serpiente, sin cola… por que luego se la toma con el ganado? Resulta que despues surge el orgullo… demasiada humanidad, demasiado potenciado. No estoy de acuerdo con la serpiente, me resulta muy egoista su actitud, aun cuando el campesino estaba dispuesto a perdonar los daños del pasado. Bueno, vos ya me conoces… tu virtud y mi talón…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *