Viviendo la guerra

Un allegado le informa a Macri que, en Irak, hay un jugador de fútbol excelente, que convierte tres goles por partido.

Tanto le insiste que, a pesar de la guerra, Macri viaja a Bagdad y ve que, efectivamente, Abdul al Kaizar hace tres goles en cada partido.
Después de rápidas negociaciones, y por un precio muy bajo, Abdul viene a la Argentina, y luego de una semana de estar concentrado con el primer equipo, debuta en la primera de Boca.
En el mismo debut se convierte en idolo de la hinchada, conquistando tres goles espectaculares.
Preocupado por los suyos, y para contarles lo bien que le había ido en la cancha, Abdul llama a su esposa desde el mismo vestuario del club, apenas terminado el partido.

– Hola, Yazmila, ¿me escuchas bien? me fue bárbaro, me aplaudieron a lo loco, hice tres goles… ¿Y Uds. cómo están por allí?
– Por aqui todo mal. Ayer mataron al abuelo, anoche una banda armada quiso entrar a casa . Esta mañana quisieron violar a la nena y a mí me robaron todo lo que tenía encima. Y además no podemos dormir por los tiros, las bombas, el ruido de las sirenas y los gritos de dolor. ¡Y vos tenés la culpa!

Abdul le pregunta a su mujer:
– ¿Cómo me decís eso?! ¿Por qué yo soy el culpable?
Y Yazmila contesta:
– ¿Ah, no? ¿Y quién nos trajo a vivir a Florencio Varela?!!!!!!!!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.